Fotógrafos

Fiestas Venezolanas. Fotografías de Héctor Terán

 

 

San Juan de Curiepe

San Juan Bautista, que todo lo tiene y todo lo da, recibe el amor de los creyentes a través de manifestaciones de devoción, alegría y cuido. La fiesta más relevante se lleva a cabo en la población de Curiepe, municipio Brion, estado Miranda, donde los tambores empiezan a sonar el 23 de junio y no paran hasta el 25. El 24, día del santo, tras el oficio religioso, la fiesta es un derroche de alegría, baile colectivo, repique de tambores y pago de promesas.

El 23, a las 12 m, el repicar de las campanas de la iglesia, el estallido de los cohetes y el toque del tambor mina que se instala en la plaza Bolívar del pueblo, anuncian el inicio de la celebración. Con el altar preparado en la Casa de la Cultura. La mañana del 24, San Juan es preparado para la misa que se celebrará a las 12 del mediodía en su nombre, la cual es oficiada al ritmo de los tambores culo e puya, el quitiplás, el malembe y otros ritmos afros.

Luego el San Juan es trasladado hasta la casa de la familia Alvarado, quienes organizan la velada desde hace más de 30 años. Reciben en su casa al santo y a los curieperos, a quienes atienden con comidas, bebidas y presentes gratuitos durante todo el día.

Esa misma noche San Juan es llevado nuevamente a la Casa de la Cultura del pueblo, en donde continúan sonando los cueros del culo e puya, mientras que en la plaza central se concentran los curieperos que continúan bajo el ritmo del mina y el curbata

 

Diablos Danzantes de Naiguatá

Enclavada en las costas del estado Vargas, la cofradía de los Diablos Danzantes de Naiguatá tiene su origen en el siglo XVIII, cuando españoles trajeron a esclavos del Congo, África, surgiendo así esta manifestación religiosa producto del mestizaje racial y cultural.

Durante la celebración las calles de Naiguatá se adornan con múltiples colores que cubren al danzante o promesero de pies a cabeza. Las máscaras de esta cofradía representan en su mayoría a animales marinos, que van danzando al ritmo de “la caja”, que sustituye al tambor en el recorrido por la población.

Este acogedor pueblito posee una diversidad cultural inigualable. Propios y visitantes podrán disfrutar del inmenso mar Caribe por todo el borde de la carretera, las ricas playas varguenses o recorrer las inmensas montañas que rodean a Naiguatá.

Los registros aquí presentados fueron realizado por el fotógrafo venezolano Héctor Terán, en el marco de la celebración de los Diablos Danzantes de Naiguatá, junio 2018 y en la celebración del San Juan de Curiepe, estado Miranda, junio 2018.

 

Texto San Juan de Curiepe:Yarimar Fernández. Últimas Noticias 

Fiestas Venezolanas. Fotografías De Héctor Terán

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank

Un comentario en “Fiestas Venezolanas. Fotografías de Héctor Terán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *